jueves, 20 de marzo de 2014

“Mis ampollas están sirviendo para contribuir al cambio”

Más de 120 personas llegan a Alcalá de Henares con la Columna Noreste


“La principal consigna del 22M son condiciones básicas que cualquier ser humano ha de tener”. Este comentario es de Javier, un marchante que ha llegado hoy a Alcalá de Henares con la columna noreste. Pan, trabajo y techo, no al pago de la deuda ilegítima, ni un recorte más y el rechazo a los gobiernos de la Troika son las premisas por las que miles de personas están atravesando España a pie.



Javier viene desde un municipio de Navarra. El 3 de marzo, él y un compañero comenzaron a andar con la columna navarra con dirección a Zaragoza. Allí, con la marcha de Zaragoza y Cataluña han conformado la vertiente noreste.
  
"Con el caminar se nos ha olvidado de donde venimos” comenta este joven navarro en dirección al punto donde les han preparado la comida. Los bajos de un centro de salud cerrado por aluminosis se ha convertido en un improvisado comedor. Sin tabiques ha permitido que una ligera brisa suavizara las temperaturas que han soportado durante horas. Macarrones con tomate y chorizo o con verduras. Al igual que en otras marchas han pensando en las personas vegetarianas. Este trato contrasta con el tratamiento institucional. En Alcalá de Henares no les dan permiso para acceder al pabellón donde van a dormir hasta las once de la noche. “La falta de apoyo institucional se ha cubierto con el apoyo de los vecinos y vecinas” asegura Javier.
   
Antes de llegar al centro de la ciudad, la marcha ha apoyado la Asamblea del Hospital Príncipe de Asturias en un acto en defensa de la sanidad pública y de solidaridad con los hospitales de la Comunidad de Madrid que están intentando privatizar. “Derivan nuestros pacientes al centro privado de Torrejón sobre todo embarazadas, pruebas diagnósticas y personas que requieren pequeñas cirugía” denunciaba un trabajador y miembro de la Asamblea Hospital Universitario Príncipe de Asturias.
   
El joven navarro está desempleado y aclaraba que no forma parte de ningún partido político ni sindicato. “Estamos aquí por la dignidad de las personas” añade. Javier hace alusión al sistema capitalista que provoca situaciones de vulnerabilidad con los desahucios. “Yo no tengo hijos ni hijas, tampoco deudas, pero cada vez que veo como una familia se queda en la calle me estremece”. Minutos antes de esta declaración, la marcha 22M Noreste se ha concentrado en la Plaza Cervantes de Alcalá de Henares en apoyo a una afectada por un desahucio. “Mis ampollas están sirviendo para contribuir al cambio” afirma con entusiasmo.

 

Javier no viene sólo. Entre todas las personas de la Columna Noreste que han llegado a Alcalá de Henares suman algo más de 120 personas. Tras pasar etapas de más de 40 kilómetros esperan que hasta Madrid sigan aunando fuerzas, ideas y propuesta.

A.T.