domingo, 23 de marzo de 2014

La resaca del 22M. Asamblea, concentración de apoyo a detenidos y cargas en Gran Vía

Momento de la Asamblea del día 23. Foto MAV
El primer acto tras la desbordante manifestación del sábado de Marchas de la Dignidad se ha celebrado en la plaza del museo Reina Sofía en la mañana del domingo. Las Unidades de Intervención Policial (UIP), más conocidos como antidisturbios, han tomado todas las entradas a la plaza desde antes de que empezara a llegar la gente. A todo aquel que ha intentado acceder al recinto sin tener pinta de turista le han registrado los bolsos y mochilas. Ya en el interior de la plaza, pasadas las diez de la mañana, casi un millar de personas han celebrado una asamblea general donde las intervenciones de los oradores han ido todas en el mismo sentido. 


En primer lugar ha estado muy presente la resaca de la manifestación. Felicitaciones por el éxito y recordatorio a las personas detenidas. También han recordado a las heridas, entre ellos tres fotoperiodistas. Y por último han propuesto una serie de protestas, entre ellas una de las más comentadas ha sido la convocatoria de una huelga general de tres días. 



“Es muy importante la unidad de todas las organizaciones y de todas las personas”, ha sido una de las consignas más repetidas por los oradores. “Cuando más temen al pueblo es cuando estamos unidos y organizados”, han afirmado desde los micrófonos de la asamblea. Además, el silencio informativo de las marchas de la dignidad y de la manifestación del 22M por parte de los grandes medios de comunicación ha formado parte en más de un discurso, como el lanzado por un joven portugués que ha defendido la necesidad de "exigir información veraz a los medios públicos, pagados con vuestro dinero".       


Otra de las reclamaciones más mencionadas ha sido la de continuar con las movilizaciones descentralizadas en los barrios y conseguir el empoderamiento de las personas, sacando a colación en este sentido las acciones que comenzaron a ser más sólidas, continuas y visibles tras el 15M. Por lo pronto, la asamblea ha finalizado con el anuncio de una concentración en Sol a las 19.00 horas de la tarde.

Ya por la tarde, pasada la hora de la convocatoria, la movilización había reunido a algo más de un millar de personas, que han marchado alrededor de la plaza de Sol comandados por la columna andaluza del SAT y su líder Diego Cañamero. En un momento dado de la manifestación circular, el grupo se ha dividido, quedando unas 500 personas en la entrada de la calle del Carmen coreando "ia ia ia nos vamos a Gran Vía". 

Cañamero se dirige por el megáfono a los concentrados en Sol. Foto Áxel Álvarez.
En ese momento los andaluces se han detenido en el centro de la plaza y Cañamero, megáfono en ristre, ha defendido a voces la necesidad de "permanecer unidos" y reivindicar el apoyo a los presos "donde se debe". A continuación ha conminado a los presentes a acudir al día siguiente lunes a las 10 de la mañana a los juzgados de Plaza de Castilla para exigir la liberación de los detenidos. "En Andalucía somos decenas de imputados y hemos sufrido muchas detenciones, sabemos de lo que hablamos", ha apostillado. 

Durante este discurso, algunos manifestantes han gritado desde posiciones alejadas al circulo creado alrededor de Cañamero consignas de oposición a este liderazgo, como "no nos representan" y "Cañamero carroñero", y han jaleado en sentido contrario al plan de ir a los juzgados al día siguiente llamando a acudir a cortar la Gran Vía en ese mismo momento. Por su parte, los andaluces han comunicado que abandonaban la plaza y acto seguido han comenzado a marchar para irse. Mientras tanto, el grupo apostado en la calle del Carmen ha seguido instando a avanzar hacia la Gran Vía, algo que finalmente han hecho. 

En Gran Vía, el bloque desplazado hasta allí, compuesto mayoritariamente por jóvenes, ha comenzado a marchar avenida abajo. En principio la presencia policial ha sido mínima, si bien podía verse y oírse el helicóptero omnipresente en estas movilizaciones. Minutos después, a la altura del edificio Capitol, unos cinco furgones de la UIP se han situado 50 metros por detrás de los manifestantes.

Momentos antes de la carga en Gran Vía. Foto A.A.
Cerca del final de la calle, antes de llegar a la Plaza de España, los antidisturbios se han apeado de sus vehículos, los conocidos como lecheras, y ya pertrechados con escudos, porras y escopetas han empezado a avanzar tras los manifestantes, dando pie al primer momento de tensión de la noche. Cuando la manifestación ha alcanzado el final de la avenida, los antidisturbios han roto abruptamente la formación y han cargado contra el grupo profiriendo un grito de guerra estremecedor que ha dispersado a manifestantes y viandantes. 

Momento posterior a las cargas. Foto A.A.
Tras disolveral grupo, los agentes de la UIP han comenzado a recorrer la Gran Vía hacia arriba, en dirección contraria, impidiendo cualquier pequeña concentración de personas que encontraban a su paso, salvo la sempiterna miriada de periodistas que han seguido desde el principio el transcurso de los acontecimientos. Finalmente, sobre las diez de la noche, los antidisturbios han comenzado a replegarse y el tráfico de la avenida ha vuelto a circular con normalidad. 

Horas después, alrededor de la medianoche, un grupo de 20 personas ha plantado una tienda de campaña en Sol y ha manifestado a través de las redes sociales su intención de permanecer en la plaza, para lo que han solicitado el apoyo de la gente. El grupo ha comenzado una asamblea pasadas las dos de la madrugada, y su intención es quedarse allí indefinidamente mientras no sean desalojados.

A.T. / M.A.V.